El regreso de las mujeres al Concejo Deliberante de Ushuaia

INTERÉS GENERAL 01 de julio de 2019 Por JulietaZ
Oviedo y Ávila fueron las segundas más preferidas de sus listas, demostrando así que los derechos se conquistan y no se conceden.
laura-avila_mariana-oviedo

El Concejo Deliberante de Ushuaia está compuesto íntegramente por hombres desde el año 2015. A raíz de esto, y en un contexto de lucha por la reivindicación de los derechos de la mujer, el  Movimiento de Mujeres de Ushuaia presentó en distintas oportunidades pedidos ante el Concejo Deliberante y luego ante la Justicia para que se garantice la paridad de género en el cuerpo legislativo. La realidad es que según nuestro sistema electoral, los Concejales acceden a las bancas por el sistema de preferencia, mecanismo por el cual los electores pueden elegir qué candidato prefieren como Concejal, sin importar el lugar que ocupa o sexo que tenga.


Aún así, a finales de abril, el Superior Tribunal de Justicia de Tierra del Fuego había dictado un pronunciamiento con relación a un recurso extraordinario de casación interpuesto por el “Movimiento de Mujeres de la ciudad de Ushuaia”. El fallo garantizaba que si un partido político accedía a dos bancas, indefectiblemente, una debía ser asignada a una mujer, aunque otro hombre hubiera logrado mayor cantidad de votos.

Tras el conteo provisorio, el sistema d'hont estableció que Unidad Fueguina obtuvo tres bancas y el Movimiento Popular Fueguino dos bancas, seguidos por FORJA y Partido Verde con una banca cada uno. En el caso de los dos primeros, la expectativa giró alrededor del cupo femenino y hubo muchas dudas en torno a esto: ¿Qué nombres ocuparían esas bancas? ¿Se llevaría a cabo la disposición judicial para garantizar la paridad en el conteo de preferencias? ¿Se judicializaría la decisión si un hombre quedaba afuera del Concejo aún siendo más preferido que una mujer? Especulaciones había en todo lados. Respuestas certeras, ninguna.

Tras el conteo del jueves y viernes pasado, toda duda se disipó con un guiño al sistema electoral: las dos mujeres que tendrán mandato como concejales hasta el 2023 entraron por preferencia pura y no por un fallo judicial. Laura Ávila (Unidad Fueguina) y Mariana Oviedo (MPF) registraron 2.370 y 1.404 preferencias, respectivamente; siendo superadas solo por un hombre en cada lista. Quienes pretendían judicializar la efectiva incoporación de mujeres al cuerpo legislativo no supieron ver que el problema no radicaba en el sistema electoral. El verdadero problema de inclusión de las mujeres está en el interior de los partidos políticos, cuando se decide qué candidatos se apoyan y quienes encabezan listas.

El sistema de preferencias es la herramienta por la cual los ciudadanos de Ushuaia podemos decidir quién queremos que asuma, ante la oferta de nombres de distintos colores políticos.  Pero son los partidos políticos quienes deciden qué representantes o liderazgos quieren  promover. Si algo caracterizó a estas elecciones fue el rol de la mujer, por encima de los candidatos de siempre. Desde los partidos políticos hubo una clara tendencia a visibilizar la campaña de las mujeres. Estrategia que tuvo éxito porque tanto Mariana Oviedo (MPF)
como Laura Ávila (Unidad Fueguina) fueron las segundas más preferidas de sus listas, convirtiéndose así en flamantes concejales electas para el próximo período. Afortunadamente ganó la voluntad popular y no se judicializó ningún resultado. El efecto de tanto ruido en torno a la participación de la mujer, tuvo sus frutos, demostrando así que, como decía Chomsky, los derechos se conquistan y no se conceden.