Telar de la abundancia: la nueva moda de engaño

ACTUALIDAD 31 de julio de 2019 Por Más Voces
En los últimos días se viralizó un tipo de engaño conocido como “Telar de la abundancia”. Se trata de un esquema piramidal, que les promete a los miembros una rentabilidad que podría sextuplicar la inversión inicial.
foto-mpf-1280x549

Los miembros, si logran a la vez reclutar gente, crecen en la pirámide hasta alcanzar el rol más alto (o el centro de toda una red), desde donde obtendrán la ganancia. Ese dinero, en rigor, viene de los nuevos ingresantes que pagan para entrar a la pirámide con la misma expectativa: multiplicar el dinero invertido. Por eso, el éxito del camino dependerá exclusivamente del reclutamiento y el convencimiento para que nuevos actores se sumen a la causa.

El éxito será sólo para algunos: el problema es que no hay ninguna inversión o actividad que genere ingresos, más que la llegada de los nuevos miembros de la comunidad. Y entonces, la promesa original quedará trunca apenas se corte el ingreso de nuevos participantes y su dinero. Además, a diferencia de una inversión en una institución financiera autorizada, no se firma ningún tipo de documento ni hay solvencia para responder ante un eventual resultado negativo.

Por estos días, el “Telar de la abundancia” adoptó diferentes nombres: “Telar de los sueños”, “Mandala de la abundancia”, los “Círculos de la prosperidad”, “Flores de la abundancia”, “Fractal” y “Ruedas de la amistad”.

Los nuevos ingresantes al “telar” deben aportar dinero (que puede ir de los 1000 pesos a los 1440 dólares, según pudo recopilar Chequeado) con la promesa de “cumplir sueños”. Un mensaje que circula por Whatsapp, un canal fundamental en el reclutamiento, lo explica así: “Te quiero contar que formo parte de un grupo de economía solidaria, que consiste básicamente en dar y recibir😁 Este grupo se llama “fractal” y es un movimiento internacional, que fomenta la solidaridad, el apoyo y la abundancia.🤗 Todo se trata de vibrar alto 🔝y juntos ayudarnos a tener la certeza de que somos merecedores y que SI podemos cumplir nuestros sueños 💫y nuestros objetivos.💯”, señala.

Cuando la persona entra es “fuego” (el nombre varía según el esquema), de los cuales hay ocho y son quienes están a cargo de buscar nuevos miembros para escalar en la estructura. Cuando logran que entren más personas, pasan a ser “viento” (cuatro integrantes), luego “tierra” (dos miembros) y, finalmente -si siguen ingresando nuevos participantes por debajo- llegará a ser “agua” (solo uno). Aquí es cuando recibirá su “regalo”, que dependerá de los “costos” de ingreso en la red: lo que pagan los “fuego”.

“Este proceso es dinámico, y los tiempos generalmente se cumplen en una semana. Funciona porque juntos lo hacemos funcionar, damos lo mejor de nosotros y así alcanzamos nuestros objetivos personales y grupales”, explican en otro chat. En todo el proceso son clave los grupos de Whatsapp y los encuentros donde “nos apoyamos, nos divertimos y aunamos energías”.

Este tipo de maniobras tiene “posibles consecuencias perjudiciales para el patrimonio de parte de los participantes”, explica la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (PROCELAC).

En rigor, el esquema, con sus diferentes eslabones, se mantiene gracias al ingreso de nuevas personas (de nuevos fuegos). Pero apenas deja de entrar gente, se cae toda la estructura. En ese interín, hay algunos que ganaron dinero; pero la mayoría no percibirá los montos prometidos.

En 2016 la PROCELAC ya había advertido de este tipo de engaño, consistente en “una propuesta de inversión que promete una ganancia del 700% sin esfuerzo”. “Dado que el dinero ingresado no se destina a ninguna actividad que de por sí produzca utilidades, la posibilidad de obtener la ganancia prometida depende exclusivamente del ingreso de nuevos participantes. A medida que se van creando nuevos grupos, se van necesitando cada vez más personas para completarlos, lo que aumenta las posibilidades de que el mecanismo se quiebre y se produzcan pérdidas”, señala el informe.

Además, la PROCELAC detalla el tipo de delito en el que incurren quienes participan de estas redes: “La captación pública de dinero para su colocación en inversiones es una actividad que en nuestro país requiere autorización de las autoridades competentes (como el Banco Central y la Comisión Nacional de Valores), quienes controlan el funcionamiento de las entidades a efectos de proteger contra fraudes y abusos”. Y por último advierte a los usuarios: “Antes de hacer una inversión, es conveniente conocer su funcionamiento, sus condiciones y sus riesgos, así como también obtener información acerca de la seriedad y solidez de quien la administra”.

Más Voces

Más Voces en la actualidad fueguina. Portal de noticias.