Interrupción legal del embarazo: Médicos de todo el país iniciaron una campaña de difusión

USHUAIA 27 de agosto de 2019 Por Más Voces
El Dr. Marcelo Guida, médico tocoginecólogo y especialista en fertilización asistida en la provincia, encabeza a nivel local la campaña de la que participan varios profesionales con el fin de “salvar vidas”.
623666eeb4c3d82ad515c64754c600b2-1000guida_afiche

“La campaña Salvemos Miles de Vidas está motorizada por un montón de profesionales de todas las provincias del país. Todos nosotros aportamos una mirada profesional al debate sobre la legalización de la interrupción voluntaria del embarazo”, dijo por FM Del Pueblo.

“Nos ha tocado y nos toca vivir de primera mano la atención de pacientes con consecuencias de abortos clandestinos y estamos muy preocupados por el mal manejo de la información en las redes y en los medios. Por eso nos pareció muy apropiado organizarnos y crear una campaña. No queremos cambiar la forma de pensar de nadie, pero nos parece adecuado brindar información precisa, de primera mano, porque nos toca vivir esto, para que la población en general tenga información y pueda decidir”, expuso.

“La población se ha dividido entre verdes y celestes pero hay un gran porcentaje que seguramente no tiene ningún color. Esto está destinado hacia esa parte de la población, para aportarles información y plantearles la realidad. El aborto existe hace miles de años y la mujer que quiere tener un hijo, lo va a tener; pero la que no quiere, va a interrumpir el embarazo, sea como sea.Como no hay leyes que sustenten esa solicitud, en los sistemas de salud no podemos dar respuesta. La mujer nos viene a ver, nos pide interrumpir el embarazo, y no podemos dar respuesta porque no es legal. Lo que termina sucediendo es que termina buscando algún sitio donde interrumpirlo y ahí pasa a la clandestinidad, donde no hay información ni seguridad”, sostuvo.

 

“Después aparecen las complicaciones y la mujer otra vez regresa al sistema de salud. Si tienen suerte, podemos atenderlas y tratar de solucionar las complicaciones; y si no tienen suerte, pasa lo que acostumbramos a ver, que son las muertes maternas. Todo esto es costosísimo para el sistema de salud, porque tener que solucionar una complicación es altamente costoso. Lleva implícito el uso de grandes cantidades de antibióticos, cirugías, internaciones prolongadas en terapia intensiva, sin hablar del desastre social que esto genera por la muerte de la mujer y la familia que queda detrás de ella, porque muchas también tienen hijos”, advirtió.

“La campaña es solamente de promoción, de difusión y de información clara y precisa sobre este tema. Con información uno puede tomar decisiones apropiadas. Hay muchas noticias falsas en redes. La interrupción voluntaria del embarazo en condiciones seguras, que es lo que sugerimos, en hospitales públicos o clínicas privadas, es un procedimiento con mínimos riesgos. El aborto realizado en condiciones clandestinas tiene un riesgo elevadísimo para la mujer”, contrastó.

 

“Uno no intenta cambiar el modo de pensar a quien opina de forma opuesta, solamente es aportar claridad. Es raro que cualquiera de nosotros no haya tenido en su núcleo familiar o alejado alguna mujer de la familia que haya tenido algún aborto o haya querido interrumpir un embarazo no deseado, y que haya terminado concurriendo a una clínica clandestina, o a un tercero que le dio alguna medicación. Puedo asegurar que es imposible encontrar gente que no tenga esas condiciones”, subrayó.

“Cuando yo estaba en la secundaria me enteré de que un par de compañeras mías habían interrumpido su embarazo y estoy hablando de hace más de treinta años. Yo hace 28 que trabajo en mi profesión y en estos años ha avanzado muchísimo la medicina para solucionar un sinnúmero de inconvenientes y mejorar los tratamientos, pero la legislación no nos ha acompañado. Las mujeres siguen recurriendo a situaciones que las ponen en peligro, justamente porque las leyes argentinas no acompañan el avance en el desarrollo de la salud”, lamentó.

Respecto de la objeción de conciencia si se legaliza la ILE, dijo que “a los profesionales que son objetores de conciencia por razones religiosas, éticas, morales, o la que fueran, debe respetarse su modo de pensar y de actuar, pero el objetor está obligado a redirigir la consulta hacia quien no lo es. Quien no lo hace debe dar una solución”.

Al frente de esta campaña se encuentran muchos profesionales y se siguen sumando testimonios. “Fue una campaña motorizada por muchos profesionales de distintas provincias, casi todas del interior. Se trató de buscar gente del interior del país para que esto no sea algo que viene desde Buenos Aires y que no se lo vea con alguna intencionalidad política. Se busca mostrar con gente del lugar las realidades de nuestro país. En la medida que esto vaya teniendo más repercusión, es probable que más colegas vayan incorporando testimonios a la página web que iniciamos, que es https://salvemosmilesdevidas.org”, indicó.

Allí se pueden leer cientos de testimonios de médicos de todo el país que comparten su experiencia y plantean los “daños irreparables” del aborto clandestino.

Más Voces

Más Voces en la actualidad fueguina. Portal de noticias.