Flexibilización de cuarentena: “No estamos pensando en turismo que no sea interno”, afirmó Di Giglio

ACTUALIDAD 16 de junio de 2020 Por Más Voces
La ministra de Salud garantizó que por ahora “está descartado” el ingreso de turistas de fuera de la provincia o de terceros países. Destacó que en caso de un rebrote, “el sistema de salud está mucho más preparado que hace tres meses”. Con el regreso a la normalidad, se abocarán a atender patologías que quedaron postergadas, como la salud mental y enfermos crónicos.
descarga (1)

La ministra de Salud Judith Di Giglio fue consultada sobre las expectativas del sector turístico de reactivación de la actividad y aclaró que por ahora solamente se contempla el turismo interno. “Las provincias que no tienen una situación epidemiológica complicada tienen autonomía para tomar algunas decisiones. La Secretaria de Turismo se maneja con el gobierno de la nación y lo que podemos disponer es sobre el turismo de la provincia”, dijo por FM Master’s.

“No estamos pensando en turismo con personas que no sean de la provincia. Cuando nos referimos a la apertura de hoteles, es para alguien de la provincia, para el turismo interno y no estamos pensando en la presencia de turistas de otros lugares. Esto queda descartado por el momento y vamos a abrir los hoteles el fin de semana por si alguna persona de Río Grande quiere venir a Ushuaia o viceversa, pero siempre pensando en el turismo dentro de la provincia, porque este fin de semana mucha gente fue a Ushuaia o Tolhuin y no tuvo la posibilidad de dormir en un hotel. Por ahora las fronteras continúan de la misma manera”, subrayó.

Sobre lo que va a pasar si se reanudan los vuelos, señaló que “hemos aprendido que no lo podemos predecir. Se podrá hacer control pero no aislamiento obligatorio, pero no tenemos que adelantarnos”, pidió.

“Llegar a esta situación como provincia fue un esfuerzo de todos. En la administración pública se ha ido flexibilizando en forma paulatina, empezamos con la AREF y el Registro Civil porque hay mucha gente que necesita del trámite presencial, estamos pensando en OSEF, en el IPV, para que la gente tenga la posibilidad de tener atención al público en cada oficina”, expresó.

La preocupación mayor de la cartera pasa por “no haber podido comenzar a trabajar con los proyectos que tenía la gestión, porque vino esta catástrofe mundial. Nos preocupaba mucho al inicio ver cómo iba a responder el sistema sanitario cuando empezamos a tener los primeros casos, porque no teníamos posibilidad de hacer el diagnóstico en la provincia y nos habíamos quedado sin avión. Teníamos necesidades de insumos, de alimentos para los niños de neonatología que solamente se podían traer por avión, las muestras tardaban siete días. Hubo muchas dificultades para resolver pero ahora el sistema sanitario está preparado para resolver los casos posibles. Ningún sistema está preparado para un pico y a eso le teníamos más miedo. En este momento el sistema está mucho mejor preparado que hace tres meses, y el Cochocho Vargas tiene 70 camas con posibilidad de usar oxígeno”, remarcó.

“Sabemos que en algún momento vamos a tener que volver a la normalidad, como estamos viendo en los países de Europa, y tenemos que prepararnos para eso. Sabemos que van a existir los casos pero no tenemos que perder el nexo epidemiológico para bloquear ese caso y que termine ahí el contagio. Ese es nuestro objetivo”, manifestó.

Planteó que “ahora que estamos volviendo de a poco a la normalidad, hay muchas patologías desatendidas, como la salud mental. Hubo un gran aumento de adicciones, que no es necesariamente consumo de drogas sino de alcohol, tabaco, juegos, hay patologías crónicas y la gente no sigue consultando, ha disminuido el porcentaje de cobertura de la vacunación, si bien dentro de todo la gente siguió vacunando a los niños. Eso nos preocupó mucho porque hay gente que ha llegado al hospital en condiciones críticas y si hubiera consultado antes no hubiera sido así. Vemos muchos problemas con la salud mental de las personas y las familias y con los pacientes con patologías crónicas”, puntualizó.

También preocupa la situación crítica del sistema sanitario de Tolhuin. “El sistema está destruido y la pandemia nos hizo darnos cuenta de esto. Ahora está muy bien sostenido por los profesionales de todas las especialidades que van a la ciudad, pero en la pandemia no pudieron ir y las personas de Tolhuin tampoco podían ir a consultar a Río Grande y Ushuaia. Ahí nos damos cuenta de las carencias. No digo que deban tener un tomógrafo, pero sí un ecógrafo. Con la sala de partos es más complicado porque ahora se exige tener neonatología, pero sí una sala de partos de urgencias”, señaló del proyecto a corto plazo.

“Una sala de partos implica un anestesista presente las 24 horas, un ginecólogo las 24 horas y una neonatología, que es una terapia de alta complejidad, además de que los neonatólogos son un recurso finito en todo el país. Eso es lo más complejo, pero se puede iniciar con una sala de partos para las personas que no llegan a Río Grande o Ushuaia. El proyecto que se presentó es con sala de partos, con quirófano, y la idea es poder hacerlo pero no va a poder ser en el corto plazo. Nosotros necesitamos resolver problemas a corto plazo”, enfatizó.

“Por supuesto este centro está en agenda pero no va a ser mañana y el problema en Tolhuin está hoy, así que tenemos que buscar la manera de resolverlo en el corto plazo”, concluyó la ministra.

Más Voces

Más Voces en la actualidad fueguina. Portal de noticias.